Sequedad vaginal en la menopausia

Muchas mujeres experimentan sequedad vaginal. Aunque esta situación puede producirse en cualquier momento de la vida, lo cierto es que el mayor número de afectadas son las mujeres que están pasando la menopausia o en los años posteriores (post menopauisa).

Lubricar es importante para evitar que haya dolor durante el coito. Esta capacidad puede verse disminuida durante la vida de una mujer por muchos factores:

  • Menopausia
  • Lactancia
  • Infecciones vaginales
  • Algunos medicamentos
  • Quimioterapia y radioterapia
  • Altos niveles de estrés
  • Tabaquismo

En el caso concreto de la menopausia, la disminución del nivel de estrógenos afecta a los tejidos de la vagina, provocando un adelgazamiento de éstos. Si además existe una falta de tono muscular y un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, este síntoma puede agravarse, devengando en atrofia vaginal.

Lo que está claro es que si sientes dolor durante tus relaciones sexuales no habrá disfrute y lo más probable es que las evites.

Desde luego, esto afectará a tu relación de pareja, si la tienes en este momento y lo más importante, a la relación contigo misma.

Me he encontrado con algunas mujeres que debido a esto sienten que ya no son deseables o que el sexo ha acabado para ellas. ¡Esto es otra de las grandes mentiras sobre esta etapa!

La verdad es que estamos diseñadas para sentir placer durante toda la vida, aunque el mensaje que hemos recibido de la sociedad es justamente el contrario, ¿verdad? En palabras de la dra. Northrup en su libro “Los placeres secretos de la menopausia”:

“Por desgracia, muchas estamos acostumbradas a considerar el placer un postre que sólo podemos comer cuando tenemos el tiempo, el dinero y el espacio, en lugar de considerarlo uno de los principales grupos de alimentos.

La buena noticia es que hoy en día existe un amplio abanico de tratamientos para solucionar esta complicación.

El problema es que muchas mujeres no hablan del tema, probablemente por vergüenza o por miedo. La realidad es que aún existen muchos tabúes con respecto a la sexualidad femenina que ya es hora de romper.

La simple verdad es que la sequedad vaginal no tiene porqué disminuir ni el impulso sexual, ni la frecuencia de tus relaciones. Si te está impidiendo tener relaciones sexuales satisfactorias, acude a tu especialista de la salud, no te quedes “calladita”.

Actualmente existen cremas humectantes, lubricantes (hormonales y naturales) y muchos otros métodos para solucionar este problema. De hecho, es quizá uno de los síntomas con más fácil solución y que sigue afectando a muchas mujeres por puro desconocimiento.

TRATAMIENTOS PARA LA SEQUEDAD VAGINAL

  • El primer tratamiento que suele recomendarse es el uso de un lubricante. En el caso de que necesites uno hormonal, será necesaria la prescripción por tu médico.
  • Otra alternativa son los humectantes vaginales no hormonales. Están fabricados a base de glicerina y ácido hialurónico. Se introducen en la vagina con un aplicador y  se recomienda su uso diario.
  • Es importante también humectar la zona externa de la vulva y masajear el periné.

De hecho entre los hábitos que nos sugiere kundalini yoga para nuestro cuidado, está el de masajear a diario con aceite la zona del periné, los ovarios y la zona interna de los muslos. Uno de los mejores aceites es el de coco y el de almendras.

  • Con la pérdida de estrógenos, la vagina también pierde elasticidad y su piel se adelgaza y como todo en nuestro cuerpo, si no se usa, el daño se acelera. Es por esto que se ha observado menor atrofia en mujeres que mantienen una vida sexual activa.
  • La rehabilitación física puede ser también otra manera de ayudar a fortalecer la vagina. Se trata de mejorar la elasticidad de ésta a través del uso de sondas vaginales, que te hacen masajes por dentro (parecido a un vibrador pequeño).
  • Uso de probióticos naturales. Uno de los tratamientos que ha surgido en los últimos años. Se trata de una cápsula que contiene lactobacilos (secos) que al introducirla en la vagina hace que las bacterias se reanimen y vuelvan a colonizarla. Así se establece el equilibrio de la piel vaginal y se previenen molestas infecciones.

Es importante destacar que en algunos casos hay que combinar varios de estos tratamientos para notar sus efectos.

Yoga para la sequedad vaginal

  • Practicar la cerradura raíz, mulbhanda nos puede ayudar a mejorar la circulación en la zona y mantener nuestra vagina mucho más elástica.
  • Todos los ejercicios para el segundo chakra.

No tienes por que resignarte con el mito de que “esto es cosa de la edad”. Si sientes que esto no es verdad para ti, comienza a hacer los cambios para disfrutar de ti y de tus relaciones. No hay una receta única. Cada mujer deber hacer el trabajo interior de conocerse. Suelta la vergüenza y comienza a priorizar en ti y en las formas en que puedes recibir dicha y placer.

Si quieres compartir algo sobre esto, te leo encantada.

Si quieres puedes unirte a nuestro grupo de Menopausia Consciente y compartir tus inquietudes y experiencias.