¡Winter is coming! Claves para mantener tu salud este invierno

Bueno, pues el frío ya está aquí y con él llegan los resfriados, las gripes y demás molestias propias de esta época del año. Además tenemos las Navidades muy próximas y en estos días solemos tomar comidas más pesadas, abusar de los dulces e incluso del alcohol. Eso, por no hablar de las «obligadas» reuniones familiares que muchas personas viven con verdadero estrés.

Todo ello afecta a nuestra salud y aunque seamos personas sanas no estamos exentas de pillar algún catarro. Todos esos excesos navideños finalmente debilitan nuestro sistema inmune y nos restan energía.

Entonces, ¿qué hacer para mantenernos saludables durante estas fiestas y el resto del invierno?

Lo mejor es la prevención, es decir cultivar la salud desde dentro. Para ello es recomendable mantener tus hábitos saludables, practicar ejercicio, cuidar lo que comes y seguir con tu práctica espiritual personal. Tener buena salud y sentirse bien con una misma es fundamental para que tus relaciones familiares y sociales sean más armoniosas.

Sin embargo, aunque gocemos de buena salud podemos tomar algunas medidas para fortalecernos y protegernos en la medida de lo posible de los virus invernales.

  1. Mantén óptimos tus niveles de vitamina D. Nuestro cuerpo produce vitamina D a través de la exposición a la luz solar. En invierno se hace difícil tomar el sol, por lo que es importante saber si tus niveles son los adecuados. En caso de que no lo sean, tu profesional de la salud puede indicarte la cantidad y el tipo de suplemento para restablecer los valores idóneos. La vitamina D ayuda a prevenir muchas enfermedades, fortalece el sistema inmunológico y nos ayuda a mantener una actitud más positiva. Esto último es esencial para la prevención del «trastorno afectivo estacional», que algunas personas padecen en estos cambios de estación.
  2. Incluye la cúrcuma en tu cocina. La cúrcuma ayuda a eliminar los radicales libres del organismo. Mejora la salud cardiovascular y articular. Los yoguis toman la «leche dorada» para mantener sus ariculaciones lubricadas.
  3. Consume alimentos ricos en vitaminas A y C. Indispensables para tener una buena salud. La vitamina A es esencial para nuestra visión, el mantenimiento de la piel y las mucosas, la formación de glóbulos rojos, el funcionamiento normal del sistema inmunitario. Se encuentra en alimentos como el brócoli, zanahoria, espinacas y verduras de hoja verde. La vitamina C es un potente antioxidante que se encuentra en muchas frutas y verduras, entre ellas están los cítricos, kiwi, piña, melón, frutos rojos y también en el brócoli.
  4. Cuida la salud de tu instestino. El 80% de tu sistema inmunitario está en el microbioma intestinal. La mejor manera de mejorar el microbioma es a través de la alimentación. Este invierno toma mucha fruta y verdura, sobre todo de hoja verde. También es muy bueno tomar jengibre, cebolla y ajo crudo, lo que Yogui Bhajan llamaba «las tres raíces sagradas», por los grandes beneficios que tienen en nuestra salud. También es posible tomar probióticos para mejorar la flora intestinal y de paso estimular tu sistema inmunitario.
  5. Lava frecuentemente tus manos. Lavar las manos es una buena forma de protegerse de resfriados o gripe y evitar que se propaguen.
  6. Duerme lo suficiente. No me canso de insistir en la importancia que tiene para nuestra salud dormir bien. Durante el sueño el cuerpo se renueva y se sana. Mi experiencia propia es que cuando siento que estoy enfermando me meto en la cama y duermo. En la mayoría de los casos después de un tiempo de sueño profundo, me encuentro mucho mejor y muchas de las molestias desaparecen. Dormir » a pierna suelta» te permite reparar tu organismo y mejorar la salud.
  7. Haz lavados nasales. Cuando el frío es seco también se secan nuestras fosas nasales, lo que puede producir dolor y hemorragias. Mantener la humedad de las mucosas de la nariz evita esas molestias y ayuda a prevenir resfriados. Existen en las farmacias preparados salinos que puedes utilizar para lavar tus fosas nasales. También puedes usar la jarra «neti» y hacer tu misma el preparado salino en casa. La jarra de neti se llena con una solución salina tibia y con esta solución se lavan las fosas nasales. El agua con sal se hace entrar por una fosa y luego salir por la otra logrando así la limpieza que buscamos. En el caso de ser practicantes de yoga, te animo a hacerlo antes de realizar tus ejercicios de pranayama. Seguro que notarás la diferencia.
  8. Toma una sauna. Las saunas tienen muchos beneficios para la salud. Mejora la circulación sanguínea y contribuye a la depuración del organismo a través de la sudoración. Además mejora la calidad del sueño y estimula el sistema inmunológico.
  9. Práctica yoga. Para mí el yoga se ha convertido en mi forma de vida. Son muchos los aspectos positivos que tiene practicar esta disciplina y su estilo de vida. El yoga aumenta la resistencia, fortalece el sistema nervioso y también el sistema inmune, entre otras muchas cosas. Además, en kundalini yoga, existen series específicas para mejorar este último.
  10. En el caso de que no hagas yoga, muévete de todas formas. Algunas personas me dicen que no les gusta el yoga. Si ese es tu caso, omite el punto anterior y busca algún tipo de ejercicio con el que disfrutes. Puede ser hacer caminatas, saltar a la comba o bailar. Sea lo que sea que elijas, recuerda que el ejercicio regular fortalece tu sistema nervioso, estimula la liberación de neurotransmisores del bienestar y reduce tu estrés.
  11. Persevera en tu práctica espiritual. Eres un ser espiritual con una experiencia humana. Es esencial que cada día te relaciones con tu ser. En tu esencia encontrarás la valentía para hacer los cambios que necesitas para tener una vida saludable y abundante.Al conectar con tu sabiduría sabrás qué cosas transformar y cómo hacerlo. Te animo a que medites cada día al menos por unos minutos. Sé que si no tienes el hábito te puede resultar complejo llevarlo a la práctica. Sin embargo, nada que no se pueda hacer con un poco de disciplina. Si estás comprometida con tu salud, imagina todo lo bueno que esta práctica te aportará y será más fácil dar el primer paso. La meditación te traerá más claridad mental, un estado de relajación duradero, más presencia, más conciencia y más paz. ¿Crees que merece la pena invertir algunos minutos al día para vivir mejor cada día de tu vida? Si piensas que sí, pero no sabes cómo comenzar tú sola, te aliento a que acudas a meditar con algún grupo y experimentes los beneficios.

Estas son algunas de las cosas que puedes poner en práctica para mantenerte saludable en época invernal. Seguro que tu conoces muchas otras.

¿Qué es lo que haces tú para cuidar tu salud y prevenir las molestias del invierno? Me encantaría leerte.