¿CUÁL ES TU VISIÓN?

Hay algo peor a no tener vista y es no tener una visión

 

Hellen Keller

¿Te has parado a pensar en algún momento si en tu vida hay lo que realmente quieres?

¿Tienes una visión clara de qué es aquello que te haría feliz? Y no me refiero a tener una casa mejor o un coche nuevo o esas miles de cosas con las que a veces entretenemos nuestra imaginación sin reparar en algo más profundo.

No digo que eso esté mal, todos queremos mejorar nuestra calidad de vida y disponer de los recursos materiales necesarios para vivir en abundancia.

A lo que me refiero es a si has encontrado tu “ikigai. Eso que se te da de maravilla, lo que hace que te levantes todas las mañanas para disfrutar y compartirlo con los demás.

Y, ¿cómo encuentro mi “ikigai”, ese propósito que me va a conectar con mi campo de potencialidad pura?

Lo primero de todo es encontrar tu pasión e ir a por ella.

Lo cierto es que es muy fácil de decir y sin embargo ¡cuánto nos cuesta en ocasiones clarificar y enfocarnos en aquello que deseamos!

Es necesario tomar un tiempo para reflexionar o meditar, escuchar a tu corazón. Descubrir esos dones y talentos, conectar con ellos y encontrar la forma de ponerlos al servicio de los demás. Creo firmemente que sin contribución no hay auténtica felicidad.

Una vez que has definido tu objetivo, es importante que pongas el foco en él todo el tiempo, porque habrá muchos obstáculos y presiones que pueden hacerte abandonar. Es fácil que te encuentres con personas que te digan que eso no es posible, o que es muy difícil o quizá incluso te juzguen de poco realista. ¡Y algunas cosas más!

Sin embargo solo tu puedes decidir que quieres que sea tu vida y en quién tienes que transformarte para hacer realidad tus proyectos.

Y para ello tienes que entrenarte y ponerte en marcha, hoy mejor que mañana.

Quiero dejarte unas pautas que si las pones en práctica te harán el camino más fácil

  • Visualiza tu objetivo. El objetivo tiene que ser concreto, cuanto más específico mejor y sobre todo motivador. Visualízalo con nitidez, escucha como suena, como te hace sentir. Si tu le das al cerebro un objetivo que le agrade mucho, el subconsciente va a mandar a tu consciente todo lo relacionado con él.
  • Ponle emoción. Vívelo en presente, como si ya te estuviera pasando. Grábalo en tu cerebro y en cada célula de tu ser. Para grabar nuevos programas en nuestro cerebro se necesita emoción y repetición. Por eso te dije que es importante mantener el foco todo el tiempo y con la mayor emoción posible. Eso hará que te reprogrames hacia la meta.
  • Escríbelo y afírmalo. Escribir es muy poderoso, sobre todo si lo hacemos a mano. ¿Por qué escribirlas a mano?
    Según Waldemar Serrano Burgos, NeuroBusiness Coach certificado de Dragonfly Group,
     “Cuando escribes utilizas tus sentidos. En tu cuerpo se juntan elementos físicos como los ojos, la mente y la mano. Eso lo que hace es que activa el cerebro para que le prestes atención a lo que estás haciendo. Tu cerebro se llena de energía, las neuronas que modelan todo aquello que miramos, se van a fijar en eso y le van a dar más poder a eso que estás poniendo en intención” . Además en un estudio en la Universidad Dominicana de California, se demostró que aquellos que habían puesto sus objetivos por escrito los habían logrado en un porcentaje mayor que los que no lo habían hecho. Así que es momento de tomar un papel y ponerte a escribir. Hazlo en presente, con un verbo de acción y en positivo. Escribe lo que quieres, no lo que no deseas.
  • Acción, acción y acción. Ponte en marcha. ¿Cuál es el primer paso que puedes dar ahora mismo hacia tu meta? ¿Qué cosas distintas tienes que hacer a partir de hoy para cumplirla? ¿Qué tienes que cambiar en ti? ¿Qué necesitas hacer para mejorar? Tómate un momento y responde esas preguntas ahora. Y después actúa. Hazlo. Conseguir lo que sueñas requiere de energía para comenzar tu viaje. Hacer ejercicio, alimentarte saludablemente, descansar adecuadamente y meditar te ayudará a mantener altos tus niveles de energía.
  • Compromiso. ¡Haz de tu objetivo tu mejor obsesión! Tienes que convertirte en una flecha que apunte con determinación hacia la diana. Pregúntate, ¿del 1 al 10 cual es mi nivel de compromiso con este objetivo? Si has contestado por debajo de 8, quizá es el momento de replantear si eso es lo que realmente quieres. Se necesita un compromiso 100% para hacer los cambios, dejar los hábitos negativos y dar los pasos necesarios que te llevarán a transformarte en la persona que necesitas ser y obtener eso que pretendes.

En definitiva, todo va de convertir los obstáculos en propulsores del cambio. De ser coherente y auténtica/o en cada situación , con todas las consecuencias. De ser capaz de dar y recibir amor en cada relación. De mantener tu afán de superación.

Y sobre todo de mantener una actitud de agradecimiento. Agradece desde ya todo lo que tienes. Cada circunstancia que has vivido, cada persona que ha pasado por tu vida. Cada encuentro por muy breve que haya sido. Porque todo ello te ha hecho ser quien eres hoy. Te ha dado nuevos aprendizajes. Te ha hecho conectar con tu fuerza interior y sobre todo te ha otorgado experiencias únicas que te han hecho crecer increíblemente.

El agradecer tiene mucho poder. Dar las GRACIAS por todo, hace que aparezca la magia en tu vida. Proponte durante 21 días agradecer todo, a todos y en cada momento. Y experimenta lo que pasa.

Para concluir solo quiero decirte que todo esto no tiene sentido si no disfrutamos en el camino hacia esa consecución de la meta. El objetivo es importante, la vida está en el viaje hacia él. Así que disfruta y permite que la alegría sea tu compañera en el trayecto.

Confío en que esto te haya aportado valor y te sea útil para comenzar a dar tu primer paso hacia tu mejor versión.

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Nos vemos prontito.

Mar Bueno

Instructora de kundalini yoga

Coaching personal

Certificación master mindfulness