CAMBIOS HORMONALES Y EMOCIONES DURANTE LA MENOPAUSIA

Los cambios hormonales que surgen durante la perimenopausia y la menopausia afectan a los lóbulos temporales del cerebro y a la zona límbica, una de cuyas estructuras es el hipotálamo, parte involucrada con las hormonas femeninas. Estas zonas están relacionadas con las emociones, con los instintos y con una mayor intuición.

Es fácil por tanto que nos sintamos más irritables, más nerviosas e incluso manifestemos cierta inestabilidad emocional.

Sin embargo, aunque se nos ha hecho creer que todos esos cambios de humor son fruto de nuestras hormonas y que no tienen nada que ver con nuestra vida, lo cierto es que cualquier síntoma desagradable que se presenta, se intensifica si la mujer lleva una pesada carga emocional. El estrés, la ira y problemas emocionales no resueltos está detrás de muchos de esos cambios hormonales que se producen en el cerebro y en nuestros cuerpos.

Aunque tendemos a “echarle la culpa” a los cambios hormonales, los orígenes de estos síntomas son mucho más complejos.

Si ponemos atención a dichos síntomas y los vemos como señales indicadoras de qué es lo que está mal en nuestras vidas, entraremos en una nueva fase de desarrollo. La menopausia se torna así en una oportunidad de sanación y crecimiento.

Para entender mejor cómo surge esta reestructuración cerebral, veamos el papel que las hormonas femeninas tienen durante la vida de una mujer.

Las hormonas femeninas no se limitan únicamente a la función reproductora, sino que están asociadas a estados de ánimo y al modo en que funciona nuestro cerebro.  Esto se debe a la compleja interacción entre diversas hormonas, el hipotálamo, los ovarios y la glándula pituitaria.

¿Qué hormonas participan en el ciclo femenino?

·         Hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH), se produce en el hipotálamo

·         Hormona foliculoestimulante (HF) y luteinizante (HL), se producen en la pituitaria y estimulan a su vez los niveles de estrógeno y progesterona durante el ciclo menstrual

·         Estrógeno, se produce en los ovarios, en la grasa corporal y en otras zonas

·         Progesterona, se produce principalmente en los ovarios.

El hipotálamo regula la producción de estas hormonas y además es regulado por ellas. Es interesante destacar que esta estructura además de poseer los receptores hormonales, también recibe neurotransmisores, como la noradrenalina, dopamina y serotonina que regulan el estado de ánimo y que a la vez son influidos por pensamientos, creencias, por la dieta y por el entorno.

Esto es muy significativo, porque nos alerta de la importancia de comprender nuestros pensamientos y emociones, ya que éstos influyen en nuestro sistema hormonal y en nuestro cuerpo físico en general.

Estar atentas a qué tipo de pensamientos tenemos a lo largo del día y aprender a cambiarlos de forma favorable para nuestra salud es una tarea que nos corresponde a cada una a lo largo de nuestra vida, y que en esta etapa de la menopausia se hace fundamental. El cómo vivamos esta fase dependerá de la capacidad que tengamos para escuchar nuestra sabiduría interna y hacer los cambios que sean necesarios para vivir este proceso plenamente.

La dieta, el ejercicio y el entorno son también potentes herramientas para la salud y el bienestar, sin embargo, es la actitud, las creencias y los pensamientos diarios los que tienen un efecto más profundo en nuestro bienestar.

Pues éstos también influyen en nuestra forma de alimentarnos y en el tipo de entrenamiento que elijamos.

Los pensamientos y creencias generan emociones, y ya está documentado que ciertas pautas de fragilidad emocional influyen en nuestra salud.

Científicos como Walter B. Cannon y Hans Selye, han investigado como el estrés afecta a nuestra conexión mente-cuerpo. Y como éste afecta a nuestra salud y a nuestro estado de bienestar general.

Las mujeres en edad madura debemos estar atentas a esa guía interna, pues en este momento estamos preparadas para resolver aquellos problemas inconclusos, sanar aquellas heridas que dejamos aparcadas durante la fase fértil. Mientras menstruamos todas nuestras hormonas nos acompañan para que nos dediquemos al cuidado de otros, ya sean hijos, pareja, padres… En esos momentos la mujer está más hacia afuera. Lo primordial es nutrir, acoger, ser madre.

La menopausia nos da la oportunidad de reflexionar. En muchas ocasiones vuelven recuerdos que parecían olvidados, para hacernos saber que es hora de ponerse a la tarea y enfrentar todo aquello que por circunstancias personales y culturales, no hicimos en el pasado.

No se trata de volver a vivir tiempos antiguos, sino de descubrir qué cosas nos están limitando e impidiendo vivir desde nuestro ser auténtico.

Nuestra salud y nuestra felicidad dependen en gran medida de cómo percibimos las circunstancias de la vida. Y ahora es crucial, observar y analizar qué creencias tenemos acerca de la menopausia.

En nuestra cultura occidental no se honra el ciclo femenino, muy al contrario, se utiliza para hacer hincapié en la vulnerabilidad de la mujer. En muchos casos es objeto de sorna y burla. Y en otras ocasiones se ve como algo sucio que hay que ocultar.

Y si esto es así, la cosa se complica cuando la mujer está en menopausia. Todas hemos escuchado que “las hormonas furiosas” están haciendo estragos en el entorno de la mujer madura, sin detenerse a pensar que la mujer está viviendo una auténtica revolución interna y sus hormonas no son las únicas responsables.

Es necesario que la mujer reivindique su papel como ser cíclico que es. Que acoja sus ciclos y se apoye en ellos.

Es indispensable también que la mujer madura entienda que su menopausia es una nueva, y quizá la última llamada a su despertar. Que vuelva a su interior, reflexione sobre su vida, analice cuántas veces ha postergado sus deseos en pro de los demás.

Desde el punto de vista biológico estamos programadas para que en esta etapa hagamos una “pause” para ir adentro y concentrarnos en nosotras mismas. Hemos sido cuidadoras, hemos nutrido, algunas hemos sido madres.

Es hora de nutrirnos, cuidarnos y convertirnos en madres de nosotras mismas.

Comencemos pues este viaje al centro de nosotras mismas. A través de las enseñanzas de kundalini yoga, de técnicas de coaching y de mindfulness llevaremos nuestra conciencia a niveles más elevados y viviremos nuestra vida como realmente queramos hacerlo.

Dentro de ti existe todo el potencial para crear aquello que anhelas, tienes el poder de crear una vida llena de dicha, abundancia y salud; y también de todo lo contrario. Y salvando las excepciones, la elección es solo tuya.

¿Nos ponemos en marcha?

Si lo hacemos juntas, el camino será más divertido y unidas llegaremos a la cima de nuestro corazón.

En enero del 2019 comenzaremos el programa “Vivir la menopausia sabiamente con kundalini yoga”

Antes de eso, tendremos algunos talleres gratuitos donde abordaremos los temas y las prácticas de dicho programa.

Si te interesa asistir el primero sera el día 29 de noviembre de 2018 de 19:00 a 21:00

Centro Terapias y más

 

Avda. Doctor García Tapia, 114 2ª B

Metro Vinateros (Madrid)

Yogaencasa ha compartido una publicación.
Yogaencasa