EL TIMO, LA GLÁNDULA DE LA FELICIDAD

Esta es la cuarta semana de trabajo sobre el sistema glandular y hoy quiero hablar sobre la glándula timo y su influencia en nuestra salud.

Se localiza en el centro del pecho, por encima de corazón y detrás del esternón.

El timo tiene dos funciones principales:

  1. Secreta las hormonas del crecimiento, estas hormonas son muy activas hasta el fin de la pubertad y a partir de aquí, poco a poco esta función se va desactivando.
  2. La otra función es la secretar los linfocitos T, importantísimos en el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Estos linfocitos viajan al torrente sanguíneo hasta llegar a los ganglios linfáticos y es allí donde  detectan y desactivan todos aquellos agentes nocivos para el cuerpo.

Es la glándula asociada al cuarto chakra, Anahata, el centro de los sentimientos y del corazón.

Por ello el timo se ve afectado por esos sentimientos, básicamente por el amor y el miedo. Así si vivimos con sentimiento amorosos, como la gratitud, la confianza y el coraje el timo crece y se fortalece. Incrementa su actividad y te sientes más vital.

Por el contrario, cuando nos instalamos en el miedo y sus emociones derivadas, como la ansiedad, la preocupación o el estrés el timo se debilita y su actividad se hace más lenta. También no sentimos menos vitales. Es por esto que le considera la llave maestra del sistema energético.

También se ve afectado por los estados de ánimo. Si nos sentimos abatidos su tamaño decrece y por el contrario cuando estamos alegres y agradecidos, crece estimulando su secreción.

De ahí la importancia de identificar nuestras emociones y aprender a gestionarlas de manera adecuada.

El yoga nos ayuda a estimular y fortalecer este centro a través de muchas de sus asanas y kriyas específicas para esta glándula y para el sistema inmune.

Algunas de las posturas que trabajan el timo son:

  • El arado
  • La vela
  • Levantamientos pélvicos
  • Postura del camello
  • Postura del puente

Otras fórmulas:

Dando pequeños golpecitos en la zona de la siguiente manera:

  • Hacemos puños con las manos
  • Golpeamos 3 veces , la primera más fuerte y las otras dos más débiles
  • Lo repetimos unos 5 minutos.

Podemos aprovechar al inicio de la clase cuando llevamos las manos al centro del pecho para sintonizar con los mantras, para dar un suave masaje en la zona

Cerradura del oso: Mantener la cerradura en el centro del corazón, tirando de ella con fuerza mientras sostenemos la respiración

No obstante, la mejor forma de mantener la salud en esta glándula es mantener una sana actitud ante la vida, reír, disfrutar y amar cada situación, pues todo es una oportunidad para cumplir nuestro propósito.

En definitiva, como escribió Mario Benedetti, “defender la alegría como un destino”, eso nos mantendrá más conscientes, más sanos y más felices. Y nuestra glándula timo funcionará mejor. ¿Te apuntas a esa defensa?

Si queréis practicar, esta semana haremos la Kriya para el timo e inmunidad.

Puedes descargarla para repetirla en casa y me cuentas. Confío en que la disfrutes.

 

Nota: El contenido de este artículo no debe considerarse consejo médico. Esto es solo desde un punto de vista yógico y energético. Si tiene una condición médica grave, debe consultar con un médico.