YOGA EN LA OPTICA

Llevo 28 años trabajando como óptico-optometrista y durante todo este tiempo me he comprometido con mis clientes para resolver de la mejor manera posible sus problemas visuales. Esta profesión me satisface profundamente y la compagino desde el año 2006 con kundalini yoga, impartiendo clases, talleres y cursos.

Moviéndome entre ambos mundos quiero utilizar mis conocimientos de ambas tecnologías para que las personas que se acercan a la óptica adquieran, además de sus gafas o lentillas, herramientas para el mejor funcionamiento de sus ojos y de su vida en general.

Nuestra forma de vida actual nos carga de tensiones y de estrés. Esto nos impide disfrutar de nuestro ser auténtico y por supuesto nos afecta a todo nuestro cuerpo físico, incluidos nuestros ojos.

Cada día vienen a la óptica personas que quieren graduarse para ver bien. Pero… ¿qué es realmente ver bien? ¿consiste sólo en percibir los objetos nítidamente?

En mi opinión, no basta con obtener esa nitidez. Se trata de encontrar la comodidad, de ver mejor, de ver más allá y sobre todo percibir la intensidad de los colores que nos ofrece cada circunstancia que vivimos.

yoga ocularNuestros ojos no están aislados del resto del cuerpo. A través de ellos recibimos la mayoría de la información total. Cuando comenzamos a ver borroso, nos sentimos incómodos y acudimos al especialista. Cambiamos gafas o lentillas y todo parece colocarse de nuevo.

Esto, desde luego, es muchas veces necesario, pero no siempre.Muchos de los problemas visuales se deben a tensiones musculares que afectan a la acomodación de nuestro sistema visual.

Se hace por ello necesario relajar dichas tensiones y construir hábitos de visión y de vida nuevos.

Y ahí es donde entra en juego técnicas como el yoga, además de otras como masaje facial, control de la respiración, meditación, etc…

La creación de nuevos hábitos llevará tiempo y verdadero empeño y perseverancia, pero la mejoría en la calidad de nuestra calidad de vida y de visión hace que merezca la pena probarlo.

¿Os animáis?

Si es así, comenzaremos el cambio con la respiración. Toda práctica de yoga comienza con ella. La respiración es vida.

Ser consciente de nuestra respiración nos ayuda a ser consciente de nosotros mismos y de nuestras emociones. Además el número de respiraciones por minuto tiene que ver con nuestro estado mental. Si estamos nerviosos la respiración se acelera. Y a la inversa, si conscientemente respiramos de un modo más lento y profundo entraremos en un estado de calma.

Para practicarlo os dejo una serie básica de respiración.

Practicala y comparte tus experiencias

SERIE BASICA DE RESPIRACIÓN

Siéntate en una postura cómoda de meditación. Apoya las manos en las rodillas en gyan mudra (yemas de los dedos indice y pulgar se tocan) y mantén los brazos estirados.

serie respiración I 1.- Cierra con el pulgar derecho el orificio nasal derecho. El resto de los dedos están hacia arriba, señalando el cielo como antenas. Comienza una respiración larga y profunda por la fosa nasal izquierda durante tres minutos. Para finalizar inhala y sostén la respiración por 10 segundos.

serie basica respiracion II 2.- Repite el ejercicio 1 con el lado izquierdo. El indice derecho cierra la fosa nazal izquierda. Respira larga y profundamente por la fosa nasal derecha por 3 minutos. Para finalizar inhala y sostén la respiración por 10 segundos.

serie respiracion basica III3.- Inhala a través del orificio nasal izquierdo cerrando la fosa nasal derecha con el pulgar, y exhala a través del orificio nasal derecho cerrando la fosa nasal derecha con el indice Sigue con esta respiración por tres minutos. Para terminar inhala y exhala por las dos fosas nasales.

4.- Repite el ejercicio 3 cambiando de lado. Inhala a través del orificio nasal derecho cerrando la fosa nasal izquierda con el indice, y exhala a través del orificio nasal izquierdo cerrando la fosa nasal derecha con el pulgar. Sigue por tres minutos. Para terminar inhala y exhala por las dos fosas nasales.

serie basica respiracion IV5.- Apoya ambas manos en las rodillas en gyan mudra y con los brazos estirados. Comienza la respiración de fuego. Mantén la concentración en el entrecejo. Sigue por 7/5 minutos. Inhala, deja circular la energía.

6.- Relájate o medita por 6 minutos.

7.- Canta un largo “Sat Nam”.

Notas:
La respiración larga y profunda se hace desde el abdómen. Al inhalar relaja tu abdómen permitiendo que se ensanche con el aire, nota como se baja el diafragma y como los pulmones se ensanchan. Al exhalar observas el camino contrario y al final llevas el bajo abdómen hacia dentro exhalando TODO el aire.

La respiración de fuego se hace con el abdomen bajo. Al exhalar llevas el bajo abdomen hacia dentro suspirando fuerte por la nariz. La inhalación se hace sola, concéntrate unicamente en la exhalación. El ritmo es rápido 1-1. No se recomienda hacer esta respiración en los primeros días de la menstruación y si estás embarazada. Mejor empezar a practicar esta respiración con un prof de Kundalini Yoga.